La España de Fernando VII

 

Desde la perspectiva de hoy es evidente que el balance de aquel reinado si­gue siendo negativo aun cuando se presenta menos sombrío de como ha venido siendo considerado tradicionalmente. Es evidente que entonces España quedó relegada a ser una potencia de muy segundo orden, hasta dejar de contar en el concierto europeo. Y en este sentido no deja de ser cierto el dicho según el cual a partir de la guerra contra los franceses la Historia Universal puede escribirse sin necesidad de mencionar a España. Desde entonces los españoles quedan fuera de la evolución normal de los Estados europeos, sintiendo ante el extranjero un complejo de inferioridad como en ningún momento anterior. Los españoles, en el torbellino de una crisis de conciencia sin precedentes, se vuelven sobre sí mis­mos, luchan entre sí enconadamente y mientras tanto, España vive una de las etapas de mayor ruina económica de su historia.

 

El reinado de Fernando VII, como no podía ser menos, aparece en la historia como uno de los más desgraciados cuando no de los más nefastos. Y la verdad es que son muchos sus rasgos negativos, desde la misma personalidad del rey hasta los errores de toda laya cometidos por sus hombres de confianza. La inca­pacidad, la corrupción administrativa, el desgobierno, la falta de una política con un mínimo de coherencia: todo predispone a resaltar las tintas negras del reina­do, y todo ello aun sin tener en cuenta las persecuciones políticas llevadas a cabo con tan gran ensañamiento. Sin embargo, hoy es necesario no quedarse sólo con la visión del esperpento y profundizar en una época en la que los españoles, con mayor o menor acierto, tuvieron que labrar su historia, con innegable capacidad de acción en medio del estrepitoso fracaso del Estado. Y de cualquier forma, la lucha por la libertad constituye una de las gestas más heroicas de las que los españoles han dado testimonio al mundo en su historia.

 

Moreno Alonso, Manuel. (1985). “La España de Fernando VII”. Cuadernos de Historia 16, nº 290, Madrid, 1985, p. 4.