La división provincial de Javier de Burgos

 

[ ... ]parecía general el convencimiento de que los «vicios del sistema de división del territorio circunscriben cuando menos, paralizan a menudo y a veces imposibilitan la acción de la Administración», como escribe el ministro Javier de Burgos, [ ... ] Burgos aprovechó el proyecto de 1822, reduciendo el número de provincias a 49 (elimina Calatayud, Bierzo y Játiva), y crea en cada una responsables de gobierno con el nombre de «Subdelegados de Fomento» [ ... ] decisión tan fundamental al menos como la misma división provincial. Fiel a lo que era el objetivo clave de las reformas desde 1810, hacía la división provincial soporte para todos los ramos de la administración, incluida la militar. Pero sobre todo, Burgos prefiere hacer nuevas concesiones a la tradición histórica, que no disminuían sensiblemente su carácter racional [ ... ] Por ese motivo devuelve a las provincias vascas y Navarra su nombre territorial, aunque curiosamente no a Asturias. Explícitamente se reconoce partir de la estructura de los reinos o grandes distritos antiguos.

Con todo ello, Javier de Burgos pone los fundamentos de una administración «fuerte, vigorosa y centralizada obsesionada por la eficacia y la uniformidad «sin excepciones y privilegios»

 

González Antón, L. (1987). “El territorio y su ordenación político – administrativa”. En Enciclopedia de la Historia de España. Volumen II, Madrid, Alianza, p. 77.